El botín puede esperar

La lectura de los clásicos nos brinda infinidad de lecciones extrapolables a nuestro día a día. Rescato del Poema del Mío Cid este pasaje sobre las fuentes de motivación personales, como una muestra más de la importancia relativa de las condiciones salariales:

Minaya no acepta parte alguna en el botín y hace un voto solemne

“De verdad os doy las gracias, Campeador afamado.

Con el quinto que decís y que vos me habéis brindado,

hasta Alfonso el Castellano quedaría bien pagado.

Pero no quiero el botín y aquí os lo devuelvo intacto.

Prometo a Nuestro Señor, Aquel que vive en lo alto:

hasta que no satisfaga, montado en mi buen caballo,

mis ansias de guerrear con los moros en el campo,

y en tanto emplee la lanza y de la espada eche mano

y por el codo resbale la sangre centellando,

delante del Mío Cid, el luchador afamado,

rechazaré si me dais un solo dinero en pago.

Si alguna vez yo os ganare algo de precio muy alto,

me quedaré con mi parte. Lo de hoy podéis guardarlo.”

 De actualidad sin duda.

Mío cid

Tags:

No hay comentarios

Deja un comentario

*